La fiesta comenzó en el complejo deportivo municipal, una fiesta completa se ha vivido en las gradas y en el campo, el cual estaba húmedo por una moderada lluvia que comenzó a caer en territorio opicano minutos antes que iniciara el juego estelar de esta tarde.

El encuentro inicio con gran pie para ambos equipos, con una gran intensidad, siendo más contundentes los visitantes en concretar mas llegadas sobre la meta de Wilber Ramírez, pero con tiros desviados, sin peligro a gol.

Poco a poco el cuadro opicano comenzó a enfriar el animo traído por los capitalinos al bajar el balón a la grama y organizar el juego, entrando en esa etapa las pocas desconcentraciones de la Juve en la parte baja se convertían en grandes oportunidades para los blancos tanto así que en el minuto 20 se creo una opción muy clara que tuvo el delantero Vaquero al dejar en la marca a Juan Granados y rematar al marco que para el beneficio de los locales se fue muy cerca del palo superior de la meta opicana.

Lo que se noto en el medio campo opicano fue la ausencia de  un volante encargado de dar salida al equipo, que tomara las riendas del medio campo y mediara la transiciones entre  la defensa y el ataque, por eso la única forma de salir fue por medio de balonazos largos que buscabas a Irvin y al Colorado Reyes que por momentos fueron absorbidos por las marcas blancas.

La Juve tuvo una llegada muy importante en el minuto 31 por la izquierda, se logra conjuntar Menjivar con Orellana en triangulaciones que dejan a Orellana solo por la banda izquierda e intenta centrar para la llegada de los delanteros pero éste fue muy suave que sin ningún problema pudo recoger Miguel Montes.

El encuentro se desarrolla de una forma pareja, por momentos tomando el dominio del juego el equipo blanco del Alianza, que aprovechaba la falta de cohesión entre los volantes juventinos, pero las constantes subidas de Cristian Castillo por la izquierda llevaban mucho peligro con los centros que proyectaba y la defensa opicana fallaba en las coberturas la mas clara de estas llegadas la tuvo nuevamente Vaquero en el minuto 38 que remato un centro de forma acrobática que por centímetros paso al lado de la cabaña de Ramírez.

Cuando se tenia una constante llegada por la izquierda blanca llego la sorpresa por ser la primera subida por el otro extremos con Veliz que solo entro por esa banda ya que Albarrán distrajo al volante de ese sector al halárselo hacia el centro, dicho descuido termino en el centro de Veliz que encontró al especialista en esa área como lo es el goleador Sean Fraser que no dudo en rematar de cabeza a placer y dejar sin ninguna opcion al meta opicano Wilber Ramírez, y el gol llego de los visitantes al minuto 40 del primer tiempo.

Ese gol dejo perplejos a los opicanos que lo mejor que podía pasar es que terminara el primer tiempo ya que podrían recomponer la idea táctica y recomponer el medio campo para lograr una mejor posesión del balón y poder crear mayor llegada sobre la meta capitalina.

El segundo tiempo el profesor Ramón Sánchez hizo las modificaciones pertinentes en el sector ofensivo, hizo ingresar a Maxi Villega por Irvin Valdez además de Yuvini Salamanca por Juan Carlos Menjivar, para que el volante diera un poco más de salida al equipo además de oxigenar con más pierna la media cancha naranjera.

Esto no tardo en surtir efecto en el juego opicano, la media cancha se ordeno mucho mas, se logro dominar la salida y comenzaron a lanzar balones con mejor orientación a los delanteros opicanos, tanto así que uno de ellos llego al recién ingresado Maxi Villega que se quito una marca y disparo buscando el ángulo superior izquierdo y que Miguel Montes pudo desviar con gran esfuerzo, así registrando le mejor llegada en el minuto 63 de segundo tiempo.

La marca de parte de los locales comenzó a ser más férrea, que por momentos era interrumpido por el arbitro, en una  faltas por la derecha juventina cobraron un centro que baño a la defensa opicana, y dejo solo a Matías Pasarelli que sin dejar caer el balón remato de pierna derecha y poner en evidencia la falta de cobertura en las marcas opicanas, que es una de las debilidades que se trabajan constantemente en los entrenos de la semana.

Cuando la Juve trataba de recuperarse del segundo gol se da un balón filtrado a Vaquero que en aparente fuera de lugar quedo solo ante el portero y remato a placer mientras toda la defensa estaba con la mano arriba pidiendo un supuesto fuera de lugar, pero ese pitazo nunca llego y fue así que enmudeció el complejo deportivo municipal que con el 0-3 queda sepultado el invicto opicano en su cancha.

Lo bueno que podemos sacar fue la entrega de los jugadores, que sudaron la camiseta, se dejaron en la cancha pero no fue suficiente ante la efectividad blanca, además se puede resaltar  el retorno de los lesionados Mario Morales y Yuvini Salamanca que dieron fuerza al equipo pero no fue suficiente.

Tony Montes

@manuelmontes05

 

Relacionado:

Deja tu comentario